Welcome to my mind: Reinado Alucerina
Google
 
Web linyera.blogspot.com

miércoles, agosto 10, 2005

Reinado Alucerina

-Improvisación, esbozo gral-
-Falta revisar y pulirlo un cacho...-
10/08/05 @home

Había una vez en unas tierras muy muy lejanas, un país de ciegos llamado Reinado de Alucerina. Este reinado sólo vivían personas ciegas: el zapatero era ciego, el barrendero era ciego, el panadero era ciego, el herrero era ciego, el alcalde era ciego, el consejero del rey era ciego y por supuesto, el rey también era ciego. Todos, todos, eran ciegos.
Todos se hechaban las culpas entre sí cuando se chocaban las cabezas, ya que nadie podía ver quién estaba en frente cuando caminaban.
El nivel del delito era muy alto ya que nadie podía atestiguar ante un crimen: nadie lo habría visto.
Pero un día llegó a Alucerina una persona que sería una llama de esperanza en este reino de oscuridades, un tuerto. Videncio clamaba al mundo las hermosas verdades que su ojo izquierdo le revelaba, intentaba describir los cautivadores colores de las flores, la profundidad del cielo, la claridad del sol y la frescura verdosa de los prados. Videncio atrajo a multitudes curiosas, pero los reyes y sabios sintieron temor. Jamás podrían admitir la existencia de colores, era inconcebible. Los honorables filósofos habían ya establecido que los 4 sentidos universales eran: tacto, oído, gusto y olfato. Coincidían con los cuatro puntos cardinales, todo cerraba perfecto para los eruditos. "Ridículo, ¿que es eso de 'colores'?", la gente se preguntaba. "¿Cómo puedes decir que existe algo que no puedes demostrar, siquiera describir?", le decían otros.
Videncio no podía dar crédito al escepticismo reinante y simplemente contemplaba la realidad, la hermosa y vívida realidad que le rodeaba.
Algunos pueblerinos se emocionaban ante las maravillosas sensaciones que Videncio intentaba describir, "el que acaricia sin tocar" le decían algunos, pero muchos otros se disgustaban ya que lo consideraban un demente, un enfermo delirante. Un consejo de psiquiatras había determinado que Videncio era una verdadera amenaza pública.
La mayor parte del pueblo también lo consideraba un anormal y se burlaban de él, pateándolo y apedreándolo. Finalmente el Rey ordenó que atraparan a Videncio y sea ejecutado en la plaza pública, para conservar "la paz y el bien común" de su reinado.
Los eruditos habrían determinado que no existen evidencias científicas que avalen las contradictorias e incongruentes descripciones del acusado. Los experimentados eruditos, por primera vez en sus vidas, se habían alejado de sus conflictos intestinos, para acordar en forma unánime la demencia de Videncio, el delirante.
Se dice que desde entonces en paises de ciegos el tuerto es torturado, apedreado y asesinado.
Jamás es rey.

-DanK.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

daniel, quiero decirte que me encanto tu cuento, si me gusta leer, la verdad es que leo poco porque con la facu, ya tengo bastante, pero me encantaria seguir leyendo tus cuentos, soy bastante critica, espero que no te moleste, pero realmente me gusto.
te mando un beso
luz

11:38 a.m.  
Anonymous Daniel Kong said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

1:40 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home